¿Necesitamos de los demás para realizarnos como personas?

Por: Sem. Agustín De la Cruz Consepción.|
Tercero de Filosofía. |

“La mayor riqueza que experimenta el hombre, es cuando comparte sus alegrías,
sus penas y pesares con las personas con la cual convive”.

f11

Agustín De la Cruz Consepción

Me es grato compartir con ustedes, un poco de lo que se aprende en el estudio de ésta etapa estructuradora. La pregunta con la cual inicio, tiene muchas respuestas, diferentes ideologías, que ponen al hombre de hoy en una encrucijada. ¿El hombre se hace hombre? Una de las características del hombre es que no está hecho sino que se hace. Como “ser en sí”, el hombre es sustancia especial, porque va realizando su unidad y unicidad, es un “ser para sí”, cuyo existir es vivir la unificación progresiva de su ser, ejecutando actos que vayan manifestando una vida espiritual. Para ser libre el hombre ha de estar abierto a la totalidad de la realidad, es decir, un ser que convive con su entorno, que está consiente de su naturaleza y del mismo modo busca constantemente a su creador.

El hombre es un ser político, un ser social (Aristóteles). Afirmar que el hombre es un ser sociable quiere decir, que su esencia es vivir en sociedad, podrá estar a gusto por un tiempo en la naturaleza pero donde se realizará como persona será en sociedad.

La verdad más profunda del ser humano es realizarse con los otros semejantes a él, porque existir es coexistir, es decir, existir con otro, sin lo cual no se vive humanamente; hecho fundamental que se verifica en el encuentro personal. Entonces, el hombre no puede vivir aislado, su naturaleza es la sociedad (Catecismo de la Iglesia Católica No. 1879).

El hombre necesita la vida social, pero ésta no constituye para ella algo sobreañadido si no una exigencia de su naturaleza. Por el intercambio con otros, a la reciprocidad de servicios y el diálogo con sus hermanos, el hombre desarrolla sus capacidades; así responde a su vocación. Algunas sociedades, como la familia y la ciudad corresponden más inmediatamente a la naturaleza del hombre. La familia es la primera sociedad que el hombre conoce, por eso es primordial cuidar en forma integral ésta sociedad.

Por lo tanto, el hombre necesita de los demás para experimentar la felicidad y realizarse como persona, Dios es quién otorga la felicidad, nosotros somos los encargados de descubrirla en los demás, en la manera de como nos relacionamos. Algunos podrán decir “yo soy capaz”, “yo puedo solo”, “no necesito de nadie”, pero hasta para conocernos a nosotros mismos necesitamos de los demás, así se crece como persona.

Anuncios

Etiquetas: ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: