¿Qué es la vida eterna?

Por: Sem. José Guadalupe Sánchez Cornejo |

Cuarto de Teología |

José Guadalupe Sánchez Cornejo

José Guadalupe Sánchez Cornejo

Para nosotros cristianos católicos hablar de vida eterna no es un término desconocido, todos los domingos en misa repetimos en el símbolo de nuestra fe las palabras “espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro”. Pero una lamentable realidad es que pocas veces nos ponemos a reflexionar verdaderamente sobre que significan estas palabras.

Para poder entender esta realidad de la vida eterna es necesario comprender algunos puntos que nos expresa el Catecismo de la Iglesia Católica en el número 1020: “el cristiano que une su propia muerte a la de Jesús ve la muerte como una ida hacia Él y la entrada en la vida eterna”. Primer punto a considerar, la vida eterna comienza después de la muerte física, para nosotros como cristianos la muerte significa el fin del camino de nuestra vida terrena, vida en la cual tuvimos tiempo para aceptar o no la gracia de Dios; al llegar a la muerte el hombre experimentará en su alma la recompensa eterna en un juicio particular delante de Dios, como lo expresa San Juan de la Cruz en su obra Avisos y sentencias “A la tarde te examinarán en el amor”.

Segundo punto: todos los que mueren en la gracia y la amistad de Dios y están perfectamente purificados viven para siempre con Cristo, son para siempre semejantes a Dios porque lo ven tal cual es (1 Jn 3, 2), es decir al morir en amistad y gracia con Dios, el hombre pasa a vivir en el cielo, es decir a vivir y gozar de la vida eterna propiamente dicha. Esta vida eterna es una vida en Cristo, es vivir en Él y por Él. Los elegidos viven “en Él”, aún más, tienen allí, o mejor, encuentran allí su verdadera identidad, su propio nombre (cf. Ap 2, 17). Es importante recordar que esta vida eterna es gracias a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, gracias al Misterio Pascual se nos han abierto las puertas de cielo y ahora gozamos de todos los frutos de la redención realizada por Cristo.

Tercer punto: ¿Qué pasa con aquellos que aun cuando muere en la gracia y amistad de Dios, no están completamente purificados? Ellos, dice la Iglesia en el número 1031 del Catecismo,  experimentarán una purificación después de la muerte con el fin de obtener la santidad necesaria para entrar al cielo. Esta purificación es llamada por la Iglesia purgatorio. Pero también se expresa sobre aquellos que no vivieron en amistad y gracia de Dios, es decir quienes libremente decidieron estar separados de él, muriendo en pecado mortal y lejos de la presencia de Dios, al morir, se autoexcluyen de la comunión con Dios y con los bienaventurados, a esto se le llama infierno.

Por último la Iglesia nos enseña acerca del Juicio Final, el cual llegará en el fin de los tiempos, que en él “todos los que estén en los sepulcros oirán su voz […] y los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación” (Jn 5, 28-29). Al fin de los tiempos el Reino de Dios llegará a su plenitud. Después del Juicio Final, los justos reinarán para siempre con Cristo, glorificados en cuerpo y alma, y el mismo universo será renovado.

Si desean seguir investigando sobre el tema les recomiendo leer el Catecismo de la Iglesia Católica del número 1020 al 1060, también la Catequesis sobre el Credo del Papa Benedicto XVI.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: