¿Por qué es importante custodiar el vínculo matrimonial?

Por: Redacción

La cultura contemporánea está marcada por la concepción de que todo es provisional, parece que no hay algo definitivo. Es por eso que resulta difícil hablar del matrimonio, vínculo irrevocable, base de una familia duradera, es decir, que estas ideas parecen atentar contra la formación de auténticas familias.

El Himno a la Familia dice en alguna de sus estrofas “que ninguna familia comience en cualquier de repente”, teniendo en cuenta que el nacimiento de una familia, es decir su origen, se encuentra en la unión sacramental del hombre y la mujer, considero que debemos redescubrir la belleza del matrimonio, lo haremos a la luz de las enseñanzas del Papa Francisco.

La imagen de la unión sacramental del hombre y la mujer aparecen en la Sagradas Escrituras, tanto en el antiguo como en el Nuevo Testamento. Primeramente en el relato de la creación del hombre se sugiere que por un momento estuvo solo: “No es bueno que el hombre este solo voy a hacerle una ayuda adecuada” (Gn 2, 18); es entonces cuando Dios formó a todos los animales, “mas para el hombre no encontró ayuda adecuada” (Gn 2, 20); el hombre seguía teniendo una falta de comunión, no era pleno. Dios decide crear a la mujer, y sólo en ella el hombre encuentra reciprocidad, comunión, y exclama “es carne de mi carne” (Gn 2, 23). Además en el Génesis dice “a imagen de Dios le creó, hombre y mujer los creó” (Gn 1, 27); esto sugiere que el hombre y la mujer no solamente como seres individuales, sino también como pareja son imagen de Dios.

En el Nuevo Testamento en el Evangelio según San Juan, Jesús, el rostro misericordioso del Padre, participó en la celebración de un matrimonio y además hizo que la alegría de la fiesta por este acontecimiento continuara cuando convierte el agua en vino; esto sugiere que Dios perpetúa  el vínculo matrimonial como obra maestra.

Así el matrimonio consagrado por Dios custodia el vínculo entre el hombre y la mujer que Dios bendijo desde la creación del mundo. Los cristianos cuando se casan se convierten en un signo eficaz del amor de Dios; el amor entre los esposos es imagen del amor entre Cristo y la Iglesia. Además el matrimonio tiene una dimensión misionera, que implica estar disponibles para ser intermediarios de la bendición de Dios para todos. La experiencia nos enseña que el ser humano para crecer armónicamente necesita de la reciprocidad entre el hombre y la mujer.

Por lo tanto el tema del vínculo matrimonial es algo serio para todos, su fracaso aridece el mundo. Una falta de simpatía por la alianza estable entre el hombre y  la mujer es una pérdida para todos, de aquí la importancia de que todos los creyentes redescubramos la belleza del designio de Dios de inscribir su imagen en la alianza entre el hombre y la mujer.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: