¿Por qué rezamos por la Unidad de los Cristianos?

Por: Sem. Mario Alberto Correa Ledezma. |

Cuarto de Teología. |

“En un camino común, con la guía del Espíritu Santo y aprendiendo unos de otros, podamos crecer en la comunión que ya nos une.” SS. Francisco

Mario Alberto Correa Ledezma

Mario Alberto Correa Ledezma

Iniciamos un nuevo año con el corazón y el espíritu lleno de buenos y grandes propósitos. Estimados lectores de Nuestro Seminario, es para mí un verdadero privilegio el poder llegar mes tras mes a sus hogares por este medio que difunde buenas noticias desde el corazón de nuestra querida Diócesis de Matamoros. Este 2015 es para mí un año que viene cargado de bendiciones pues, Dios mediante, concluiré mis estudios en el Seminario y lo que venga después está en manos de Dios.

Enero, trae consigo una semana muy especial, la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos pero ¿por qué rezar por la Unidad de los Cristianos?

En primer lugar porque todos los bautizados pertenecen a la Iglesia de Cristo. Por eso también los bautizados que están separados de la plena comunión con la Iglesia Católica, en la que subsiste la Iglesia de Jesucristo, se llaman con razón cristianos y son por ello nuestros hermanos y hermanas. Las rupturas de la única Iglesia de Cristo surgieron por falsificaciones de la doctrina de Cristo, por faltas humanas y por escasa disposición a la reconciliación (con frecuencia en los representantes de ambas partes). Los cristianos de hoy no son responsables de las divisiones históricas de la Iglesia. El Espíritu Santo actúa también en las Iglesias y comunidades eclesiales separadas de la Iglesia católica para la salvación de los hombres. Todos los dones en ellas presentes, como por ejemplo la Sagrada Escritura, los sacramentos, la fe, la esperanza, la caridad y otros carismas, proceden de Cristo. Donde habita el Espíritu de Cristo, hay una dinámica interna en dirección a la «reunificación», porque lo que pertenece a un mismo ser tiende a unirse.

Entonces ¿qué debemos hacer los católicos por la unidad de los cristianos? Debemos escuchar las palabras y los hechos de Cristo, cuya voluntad declarada es «que todos sean uno» (Jn 17,21). Por tanto la unidad de los cristianos nos afecta a todos. La unidad fue uno de los deseos más importantes de Jesús: «Que todos sean uno […] para que el mundo crea que tú me has enviado» (Jn 17,21). Las divisiones son como heridas en el Cuerpo de Cristo, duelen y supuran. Las divisiones conducen a enemistades y debilitan la fe y la credibilidad de los cristianos. Para que el escándalo de la separación desaparezca del mundo es necesaria la conversión de todos los afectados, también el conocimiento de las propias convicciones de fe y las controversias con las de los otros, pero especialmente es necesaria la oración común y el servicio común de los cristianos a los hombres, los responsables de la Iglesia no deben dejar que se interrumpa el diálogo teológico.

Unámonos al Papa Francisco que nos invita a decir a Dios: Ayúdanos a ser miembros del Cuerpo de la Iglesia siempre profundamente unidos a Cristo; ayúdanos a no hacer sufrir el Cuerpo de la Iglesia con nuestros conflictos, nuestras divisiones, nuestros egoísmos; ayúdanos a ser miembros vivos vinculados entre sí por una sola fuerza, la del amor, que el Espíritu Santo derrama en nuestros corazones.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: