Orientaciones sobre el Rito de la Paz

Por: Sem. Javier Meza Avendaño.  |

Primero de Teología

Javier Meza Avendaño

Javier Meza Avendaño

Hola, queridos hermanos en Cristo, es un gusto nuevamente escribir para ustedes por este medio que nuestro Seminario de Matamoros nos brinda. En esta ocasión compartiré un poco sobre la Nueva Instrucción sobre el Rito de la Paz.

Esta nueva instrucción se abrió a raíz del Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía (2005, Propositio 23) y de la invitación del papa Benedicto XVI, en su Exhortación Apostólica Sacramentum Caritatis (2007), donde invitaba a las congregaciones competentes a estudiar el tema. Ahora bien, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos inició la tarea de tomar en consideración las opiniones de las diferentes conferencias episcopales del mundo, lo que dio como resultado un documento, en el que se expresa, que mayoritariamente hay una propuesta de mantener el ‘rito’ y ‘signo’ de la Paz en el lugar y forma que tiene en el Ordinario de la Misa, al considerarlo una característica del rito romano y al no creer conveniente para los fieles introducir cambios estructurales en la celebración eucarística en estos momentos. El Cardenal Antonio Cañizares Llovera, quien fuese prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, coordinó esta tarea y pasando por las revisiones propias, el Papa Francisco  ha confirmado y aprobado que el rito se mantiene tal como está ahora, pero se advierte en contra de los excesos y abusos que a veces se cometen.  El documento hace unas observaciones y apunta unas consideraciones prácticas para expresar mejor el contenido del signo de la paz y para moderar los excesos que generan confusión en la asamblea litúrgica momentos antes de la Comunión.

En este sentido, la Congregación para el Culto Divino dice que, si los fieles no comprenden o demuestran no entender el significado de este signo, se debilita el concepto cristiano de la Paz y resulta infructuoso este gesto.

Por todo ello, invita a aprovechar la oportunidad de hacer catequesis, ofreciendo unas líneas orientativas. Una de las recomendaciones es aclarar que el Rito de la Paz llega a su significado más profundo con la oración y el contexto mismo de la Eucaristía, por lo cual darse la paz correctamente entre los participantes de la Misa enriquece su significado. 

Ahora bien, también apunta el documento que por eso mismo no es necesario invitar «mecánicamente» a darse la paz, si se prevé que tal intercambio no se producirá de una manera adecuada. Entonces se invita a omitirlo. 

Asimismo la Congregación para el Culto Divino recomienda evitar abusos como la introducción de un canto por la Paz, inexistente en el rito romano; desaconsejar el desplazamiento de los fieles para intercambiarse la Paz, o que el sacerdote abandone el altar para darla a algunos fieles.

Las instrucciones anteriormente mencionadas son una oportunidad para favorecer nuestra relación con Dios en la Eucaristía, el Rito de la Paz debe ser un gesto de lo que el cristiano tiene inserto en el corazón, es decir, la paz de Cristo. Sin más que mencionar en este artículo, me despido de ustedes deseándoles la misma paz de Cristo en sus vidas.

Anuncios

Etiquetas:

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: