Apostolado en Catedral

Aprendiendo a ser pastores

Por: Sem. Braulio Antonio Méndez Sánchez |
Tercero de Teología |
 
Braulio Antonio Méndez Sánchez

Braulio Antonio Méndez Sánchez

Desde que tenía 12 años de edad he tenido clara conciencia de que mi encuentro con Cristo tiene como finalidad anunciar a los cuatro vientos las maravillas que él ha hecho en mi persona. Han pasado quince años y sigo creyendo que he sido enviado a anunciar la Buena Nueva del Evangelio a toda creatura.

De manera especial la formación a la vida sacerdotal me va preparando de muchas maneras para ser un verdadero heraldo del Evangelio. Las Normas Básicas y Ordenamiento Básico de los Estudios para la Formación Sacerdotal en México en el numero 219 dice: “Fórmese a los seminaristas para la comprensión, valoración y apropiación existencial de la caridad pastoral como principio interior y dinámico que anima toda la vida espiritual del sacerdote, a fin de que ella determine su modo de pensar, de sentir, de juzgar y de actuar, y se constituya en pilar y centro unificador esencial de su vocación”.  En el Seminario no solo estudiamos y oramos sino que también hay un tiempo especial para ejercer labor pastoral. A mí me ha tocado en este año trabajar en dos comunidades distintas: La Escuela Bíblica, entre semana, y la Parroquia de Nuestra Señora del Refugio de pecadores, Catedral.

En la Escuela Bíblica Diocesana imparto la materia de Introducción General a la Sagrada Escritura. He disfrutado sobre manera este apostolado, pues la docencia me gusta y  me agrada compartir un poco de lo mucho que el seminario me ha dado en materia de conocimiento. Mi segundo apostolado, en  la parroquia de Nuestra del Refugio de Pecadores, Catedral, lo realizo los sábados desde las 9:30 am hasta las 7:30 pm. Aquí me han pedido me haga cargo de la escuela de padres, del grupo de acólitos, de las presentaciones que se proyectan durante las misas dominicales y de la pastoral juvenil.  He tenido gratas experiencias  no solo con la gente con la que me toca trabajar de manera directa, sino también con las personas que trabajan en  las oficinas y en los demás departamentos y obviamente con los sacerdotes de la comunidad, los padres Margarito Salazar y Jorge Molina.

Esta es mi experiencia de apostolado pero quiero recordarles, con las palabras que le Papa Francisco nos dejó en su reciente exhortación apostólica Evangelli Gaudium, que “En virtud del Bautismo recibido, cada miembro del Pueblo de Dios se ha convertido en discípulo misionero. Cada uno de los bautizados, cualquiera que sea su función en la Iglesia y el grado de ilustración de su fe, es un agente evangelizador….Todo cristiano es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús”.

En fin, solo me resta decir que me siento satisfecho y honrado de que el Seminario me dé esta oportunidad de servir a la Iglesia a la que amo y de la cual me siento parte, y  de anunciar la alegría del Evangelio. Sin más por el momento quisiera despedirme de ustedes agradeciéndoles todas sus oraciones y pidiéndoles que el próximo domingo en que  realizaremos nuestra  colecta anual, no dejen de apoyar a esta casa, cuya misión es formar el corazón de los futuros pastores.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: