Boteo 2014. “Dios ama al que da con alegría” (2Co 9, 7)

 
   Por: Sem. Christian Oziel Hernández Coronado | 
I de Filosofía  | 

Christian Oziel Hernández Coronado

Christian Oziel Hernández Coronado

   Reciban un saludo cordial de parte de todos los que integramos el Seminario de Matamoros, que con gran entusiasmo, sudor, cansancio y satisfacción hemos realizado el llamado “boteo” en nuestra diócesis de Matamoros.

            El pasado 22 y 23 de febrero se realizó el boteo en torno a la Colecta Anual 2014 en favor de nuestro Seminario de Matamoros,  para la ayuda y sostenimiento de esta bendita casa de formación, que es el corazón de nuestra diócesis. Como recordarán, todo lo que se recauda en esta colecta está destinado para alentar la formación de aquellos jóvenes que han “dejado todo para seguir a Jesús” (Cf. Lc 5, 11) y esperan con generosidad el apoyo del Pueblo de Dios.

            De esta manera, menciono 4 elementos que estuvieron presentes en esta actividad, que sin más ni más, todo seminarista sintió, y muy seguramente también todos aquellos jóvenes y adultos que nos apoyaron el fin de semana pasado:

            Entusiasmo: como cada año, esperamos recibir con gozo, tanto formadores como seminaristas, el apoyo que se destina a nuestra casa de formación. Esto nos alienta a salir a las calles y dejar en las manos de Dios el resto del día, para que él actúe en cada persona que generosamente nos ofrece su apoyo.

            Sudor: es lo que corre por nuestra frente al pasar el transcurso desde la media mañana  hasta tarde (aprox. 5:00 pm) que es tiempo en que se termina de “botear” en los dos días consecutivos. Obviamente estando el sol en todo su apogeo, alrededor de las 12:00 pm y provocando la transpiración de manera natural, ocasionó el aspecto siguiente.

            Cansancio: al transcurso del día los participantes en el boteo,  sintieron el peso del trabajo al estar alrededor de 8 horas continuas pidiendo apoyo por nuestro Seminario. Pero fue por una buena causa. De tal manera que los jóvenes continuaron con alegría, sabiendo que ellos también “dieron con alegría”.

            Satisfacción: este elemento fue el que dio término al boteo 2014. Al final de la jornada, los seminaristas y todos los que colaboraron en esta actividad, experimentamos esa satisfacción de que Dios puso en cada persona la generosidad para ser caritativos y depositar lo que ofrecían de corazón.

            Sin duda que Dios, el Dios de la Alegría, nunca nos dejará solos. Y para esto, es Cristo mismo quien nos invita a ayudar  a todos aquellos que lo han dejado todo por seguirlo, confiando en la promesa del Salvador: “recibirán el ciento por uno y heredarán la vida eterna”.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: