“Su corazón se llenará de alegría”

«Pero yo los volveré a ver y su corazón se llenará de alegría,

y nadie les podrá arrebatar ese gozo» (Jn 16,22b).

Por: Pbro. Lic. Felipe Manuel Arteaga Becerra | Director Editorial |

El pasado domingo -24 de noviembre del presente-, solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, el Santo Padre Francisco ha presidido en la Plaza de San Pedro la misa con ocasión de la clausura del Año de la Fe, que inauguró el Papa Benedicto XVI el 11 de octubre de 2012, en el cincuenta aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II. Nuestro Obispo con su Iglesia particular que peregrina en Matamoros, ha hecho otro tanto, el jueves -28 de noviembre-, en el marco de la Asamblea Diocesana de Pastoral; además, tuvimos la oportunidad de consagrar la Diócesis de Matamoros a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, a fin de alcanzar ambientes más favorables de justicia, de paz y de amor, en todos los municipios y comunidades que integran nuestra Diócesis.

Que la gracia de este Año de la Fe dé ahora su fruto, pues nos ha dado la oportunidad de descubrir la belleza de ese camino de fe que comenzó el día de nuestro bautismo, que nos ha hecho hijos de Dios y hermanos en la Iglesia. Un camino que tiene como meta final el encuentro pleno con Dios, y en el que el Espíritu Santo nos purifica, eleva y santifica para introducirnos en la felicidad que anhela nuestro corazón.

La alegría del Evangelio. El Papa Francisco nos ha hecho un hermoso regalo al presentar la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” escrita a raíz del sínodo sobre “La nueva evangelización para la transmisión de la fe” celebrado del 7 al 28 de octubre de 2012 y convocado por su antecesor, el Papa Benedicto XVI. Los capítulos están dedicados a la transformación misionera de la Iglesia; la crisis del compromiso comunitario, el anuncio del Evangelio, la dimensión social de la evangelización y a los evangelizadores con espíritu.

Evangelii gaudium, escrita bajo la luz de la alegría con el fin de redescubrir la fuente de la evangelización en el mundo contemporáneo. Una invitación a recuperar una visión profética y positiva de la realidad, sin por ello dejar de ver las dificultades. El Papa Francisco infunde valentía e invita a mirar hacia adelante no obstante el momento de crisis, haciendo una vez más de la Cruz y de la Resurrección de Cristo la “insignia de la victoria”.

Que el hermoso tiempo de Adviento con el que abrimos este domingo el Año Litúrgico subraye en nuestra vida la particular alegría por la llegada de la época mesiánica. Vivamos el Adviento como una cordial y sentida invitación para que nadie desespere de su situación, por difícil que ésta sea, dado que la salvación se ha hecho presente en Cristo Jesús.

Nos encaminamos a la Navidad y lo hacemos con un corazón lleno de gozo. Sería excelente que nosotros recuperáramos la verdadera alegría de la Navidad. La alegría de saber que el niño Jesús, Dios mismo, está allí por nuestra salvación y que no hay, por muy grave que sea, causa para la desesperación. Es justo que estemos alegres cuando Dios está tan cerca. Pero es necesario que nuestra alegría sea verdadera, sea profunda, sea sincera.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: