Estudios Filosóficos en Monterrey: Una etapa que concluye

Martín Nicolás Hinojosa Torres

Por: Sem. Martín Nicolás  Hinojosa Torres

Tercero de Filosofía | Monterrey

A todos los amigos de Nuestro Seminario, les saludo cordialmente desde las instalaciones del Seminario Mayor de Monterrey, y donde en este año, iniciaremos una experiencia de cierre de ciclos, discernimiento a la luz de la fe y la opción libre de elegir consciente y responsablemente el camino hacia Teología; última etapa de formación en el Seminario antes de ser ordenados sacerdotes. El Santo Padre Francisco, en su primera encíclica Lumen Fidei, dice que “quien cree, ve con una luz que ilumina todo el trayecto del camino”(LF 1), y es precisamente esta fe, esta luz, la que hemos de necesitar para iluminar los momentos de reflexión personal, de estudio y trabajo orantes, y sobre todo de fuerte discernimiento antes de tomar una decisión para toda la vida: Ser Sacerdote, a semejanza de “Cristo, Buen Pastor, que da la vida por sus ovejas”(Jn. 10,14-15).

También, por otro lado, es un año de sintetizar todos los estudios filosóficos que se han recibido desde hace tres años, es decir, los tratados específicos de la Filosofía, los cuales son: La Metafísica, Epistemología, Antropología, Ética, Cosmología, Teodicea, Estética; saberes que conforman un conocimiento holístico de la visión que se tiene de Dios, del Mundo y del Hombre, como seres en relación, y que son los cimientos para iniciar posteriormente los estudios teológicos propiamente.

En fin, es un año de grandes retos para un servidor que desea, al igual que San Pablo, “hacerse el siervo de todos” (1Cor. 9,19). Pensar en que lo hago solo y con mis fuerzas, sería una falsa ilusión. Es el Señor quien nos lleva y nos sostiene; es el mismo “Cristo quien nos fortalece” (Fil. 4,16) y nos ha llamado por nuestro nombre para servir en su Nombre a nuestros hermanos.

Pido un favor de ustedes, amados lectores: Oren por mí; oren por todos nosotros que hemos seguido este llamado, para que podamos dar lo mejor de nosotros mismos y así continuar, siempre en la voluntad de Dios, en este camino de perfección hacia la santidad, para que un día no muy lejano, tengamos la dicha de ofrecer con nuestras propias manos el Santo Sacrificio por ustedes, su Pueblo Santo.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: