Llamados a discernir nuestra propia vocación

Pastoral Vocacional

Por: Pbro. Lic. Martín Amaya Hernández |

Coordinador Diocesano de Pastoral Vocacional |

Pbro. Lic. Martín Amaya Hernández

Pbro. Lic. Martín Amaya Hernández

El pasado 11 de febrero, en este continente, creyentes y no creyentes en la Iglesia católica, despertamos con una noticia que sacudió al mundo entero. La renuncia del Papa Benedicto XVI. En ese momento muchos nos cuestionamos y quizá, algunos condenamos  la decisión del Pontífice, muy seguramente  porque nos acostumbramos a ver la imagen del Santo Padre enfermo, cansado y ya sin fuerzas, asociándose a la pasión del Señor y llevando hasta el extremo aquella frase del evangelio: “el que toma el arado y voltea hacia atrás no es digno de mi”, era la imagen del Beato Juan Pablo II, al que tanto amamos en la Iglesia entera, y que nos dejó grandes enseñanzas con su vida.

Muchos al recibir la noticia, iluminados por el ejemplo del antecesor de Benedicto XVI, llegamos a pensar que la renuncia del Papa no era posible, a lo largo de la mañana de ese día, fue abundante la información sobre este tema, de tal manera que al medio día ya había una reflexión con más fundamento, la Iglesia contempló siempre este acontecimiento. El Papa no infringió la ley eclesiástica, solamente la aplicó y le dio cumplimiento, así lo menciona la Universi Dominici Gregis en el número tres. Esta decisión de Benedicto XVI, sin duda trae una enseñanza muy grande a toda la Iglesia, fruto de un discernimiento muy profundo de cara a Cristo, en donde la Cruz tiene un lugar principal, Él se despoja de los privilegios, de los honores, del título más importante que tiene la Iglesia, para responder a la vocación fundamental, a la que siempre se ha sentido llamado, y la que ha defendido con rectitud y celo apostólico, “sean santos como mi Padre celestial y yo somos santos”.

Queridos hermanos, el discernimiento de la propia vocación a la que nos sentimos llamados, nos pertenece a cada uno de nosotros, es algo personal y dura toda la vida, cada día de nuestra existencia, vamos profundizando el acontecimiento misterioso de la llamada de Dios, algunas veces, cuando somos iluminados por Dios, por medio de su Cruz, no nos gusta el siguiente paso, pero la rectitud de conciencia nos impulsa a seguir y a dar lo mejor de nosotros, de esta manera somos instrumentos del Espíritu Santo, que sigue obrando el bien en la Iglesia, aunque sus miembros pensemos lo contrario.

No olvidemos a este gran Papa, que ha tenido el valor de reconocer la imposibilidad física y de salud para seguir gobernando la Iglesia, y ha pasado la estafeta a otro, que pronto llegará para entregarnos su vida en la conducción de la Iglesia. ¡Oremos siempre por Benedicto XVI, el Papa “valiente”!

Anuncios

Etiquetas:,

One Comment en “Llamados a discernir nuestra propia vocación”

  1. vilma becerra 29 junio, 2013 a 8:57 PM #

    Realmente siempre es agradable saber lo que piensas

    ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: