Tiempo de Navidad

Banner Cápsulas Litúrgicas

Por: Sem. Augusto Hernández Ramírez |

Magisterio en Seminario Menor |

El tiempo de Navidad, celebra el aniversario del nacimiento de Jesús en cuanto hombre, y por lo mismo nos prepara a su venida como Juez. Desde Navidad sigue la Iglesia paso a paso a  Jesucristo en su obra Redentora, para que nuestras almas, aprovechándose de todas sus gracias  que de todos los misterios de su vida fluyen, sean, como dice San Pablo, “la esposa sin mancha, sin arruga, santa e inmaculada”.

Después de la anual evocación del Misterio pascual, la Iglesia no tiene nada más santo que la celebración del Nacimiento del Señor y de sus principales manifestaciones (NUALC 32). La solemnidad del 25 de diciembre ocupa el centro de todo el ciclo y, a la vez, guarda una especial relación con la Pascua. La celebración natalicia del Señor se inicia con las I Vísperas del Navidad y termina el domingo después de la Epifanía (este año 2013, domingo 6 de enero).

La característica más visible de este período es la acumulación de fiestas. Las principales son el 25 de diciembre (vivido ya con especial júbilo) y la Epifanía, el próximo 6 de enero; pero el domingo siguiente a Navidad se celebra la fiesta de la Sagrada Familia; el 1 de enero, octava de Navidad, la solemnidad de Santa María Madre de Dios; y el domingo después de la Epifanía la fiesta del Bautismo del Señor. En aquellos lugares donde el 6 de enero no es de precepto, la Epifanía se traslada al domingo que caiga entre el 2 y el 8 de enero (NUALC 37). Por otra parte, se mantiene la octava de Navidad, que incluye, en los días 26, 27 y 28 de diciembre, las fiestas de San Esteban, San Juan Evangelista y Santos Inocentes. Después del 1 de enero, las fiestas de Navidad tienen menor categoría.

Sigamos vibrando con el espíritu navideño, acogiendo ahora al Señor que quiere nacer en el corazón del hombre. La fiesta de Navidad invita a reflexionar sobre el amor de Dios que viene a los hombres. El Cristo que tomó parte en la historia de los hombres, hace dos mil años, vive y continúa su misión salvadora dentro de la misma historia humana.  Feliz Año Nuevo y gozosa  Epifanía.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: