El Seminario de Matamoros es, por naturaleza, misionero

Por: Pbro. Lic. Santiago Enríquez Rangel |

Rector y Director General de “Nuestro Seminario” |

Así enseña el Documento de Aparecida: “Un espacio privilegiado, escuela y casa para la formación de discípulos y misioneros, lo constituyen sin duda los Seminarios y las casas de formación” (316).

En este mes de octubre les envío un cordial saludo a toda la comunidad diocesana que va siguiendo nuestro itinerario formativo mes a mes y que espera con gusto recibir el boletín mensual, órgano de comunicación que nos mantiene en sintonía de comunión.

El boletín “Nuestro Seminario” nos ofrece una propuesta enriquecida por el contenido que en él encontramos. Este mes de octubre nos ofrece la oportunidad para “confirmar una vez más que la tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia” (Evangelii Nuntiandi (EN), 14) y, por ende, nuestro Seminario, corazón de nuestra Iglesia Diocesana es por naturaleza misionero. El Seminarista sabe que se forma para ser discípulo misionero en el camino exigente de consagración, pero ya desde ahora, como todos los bautizados, sabe que tiene una misión evangelizadora porque ha sido llamado por el Señor y le ha confiado esa tarea.

El próximo 21 de octubre, día del DOMUND, leeremos en el Evangelio de San Marcos: “En aquel tiempo, se apareció Jesús a los once y les dijo: ‘vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista a creer, será condenado…”. Así, pues, ninguna persona, ningún pueblo, ninguna nación quedará excluida de este anuncio.

La Iglesia “existe para evangelizar, es decir, para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los pecadores con Dios, perpetuar el sacrificio de Cristo en la Santa Misa, memorial de su muerte y Resurrección gloriosa” (EN 14).

Es conveniente que en este mes de octubre y de manera especial el día del DOMUND, renovemos nuestra condición evangelizadora, que nadie nos quedemos con los brazos cruzados de manera que todos oremos y trabajemos haciendo lo que nos toca en esta labor misionera. El Señor cuenta con nosotros. Nuestra colaboración hecha plegaria, testimonio y apoyo material, es indispensable. No seremos buenos discípulos del Señor si no transmitimos a los demás lo que gratuitamente hemos recibido.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: