Historia Vocacional

Lisandro Torres Zamarripa

Por: Sem. Lisandro Torres Zamarripa |

Cuarto de Teología |

Dejar que Dios actúe a través de nosotros es abandonar nuestra vida toda al servicio de su Hijo Jesucristo, siendo Él quien se muestra a través de nosotros.

Durante este tiempo de formación he ido descubriendo, mediante la experiencia, que es Dios el que llama, es Dios el que nos elige y es Dios el que nos prepara para mostrarlo a través de nuestra persona. En este momento puedo compartir que al inicio sólo tenía una inquietud no clara de lo que realmente estaba buscando, en ese momento aún no lograba descubrir que era Dios el que estaba actuando y poniendo medios para que descubriera poco a poco cuál era el camino que había de elegir, recuerdo muy bien la primera vez que fui a buscar información, el P. Martín Amaya me recibió y me llevó con un seminarista a la parroquia Ntro. Sr. del Rescate, el cual me invitó a unos procesos que se tenían los sábados por la tarde, después comencé a asistir al Seminario que estaba en la sexta, donde conocí a otros jóvenes que también andaban buscando descubrir su vocación.

Fue una experiencia agradable porque no sólo nos compartían temas, sino que también nos prepararon para ir a misiones, donde mi deseo por entregarle mi vida a Dios se fortaleció aún más y fue de esta manera como tomé la decisión de asistir al Preseminario y en el cual tomé la decisión de entrar y darme la oportunidad de responder a esta invitación que Dios me estaba realizando.

Recuerdo que en la entrevista que tuve con el P. Felipe (P. Pepeo), me dijo que todo estaba muy bien, pero me advirtió que no iba a ser fácil, porque la preparatoria era difícil y que dudaba de que realmente fuera a lograr salir adelante con las materias y tenía razón, al inicio me fue muy complicado comprender las clases, pero mi deseo de consagrarle mi vida a Dios fue más grande ya que dedique el tiempo de estudio, mis descansos y el levantarme temprano para alcanzar el nivel de mis demás hermanos seminaristas y del colegio.

Al terminar la preparatoria y continuar con mi formación en la etapa del Curso Introductorio (en Allende, N.L.) logré asimilar con mayor claridad el llamado que Dios me había hecho, fue en esta etapa donde tuve la experiencia de perder a mi Madre, acontecimiento que me entristeció pero que a la vez fortaleció mi vocación y seguí, sin dudar, avanzando en este camino de formación. Ya en la filosofía busqué con más esmero el estar cerca de Jesús en la oración diaria antes de iniciar las actividades del Seminario.

Por último les comparto que en la etapa de Teología todo ha ido cambiando, ya que comenzaron las decisiones más fuertes y sobre todo me tocó el privilegio de salir de magisterio al Seminario Menor, donde comprendí que es sólo tomado de la mano de Dios como se puede alcanzar la meta, sin su ayuda podemos desfallecer y perdernos, es Jesús quien da sentido a nuestra vida. ¿Por qué quiero ser sacerdote? Porque deseo consagrar mi vida a Aquel al que me la ha dado, porque deseo amar sin ver lo que pasa y deseo vivir sirviendo al que me está llamando.

Anuncios

Etiquetas:,

One Comment en “Historia Vocacional”

  1. Mayra Lopez 23 noviembre, 2012 a 5:11 PM #

    saludos y qe dios los bendiga!!!!
    augusto rmz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: