El querer del poder ser feliz

Por: Sem. Óscar Guillermo Costilla Cárdenas |

Primero de Teología |

Óscar Guillermo Costilla Cárdenas |
Parr. Nuestra Señora de Lourdes, Matamoros

El mes pasado compartía contigo sobre la felicidad, y concluía invitándote a tener la valentía y el coraje para tomar la decisión de ser feliz. Ahora bien, ¿en cuántas ocasiones hemos “decidido” ser felices y no lo hemos logrado? ¿Por qué desistimos tan fácilmente? La respuesta está en que en muchos de nosotros se ha ido arraigando una frase que nos desanima a llevar acabo este propósito, esta es “no puedo”.

Ciertamente, los seres humanos no lo podemos todo. Por ello, nuestro “poder” se ve limitado por nuestras capacidades. Pero en lo que respecta al marco de nuestra condición humana, el poder ser feliz está en el querer. Si quieres, puedes.

¿Cómo ser feliz si constantemente te dices a ti mismo “no puedo”? La clave se encuentra en forjar el carácter con pequeños actos que se conviertan en un hábito. Decía Aristóteles que nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía; a esto último puedo agregar, nos volvemos felices realizando actos de felicidad.

Y es que la felicidad, como lo comenté el mes pasado, no consiste en ir por la vida con una eterna sonrisa en la cara, que en lugar de ser un reflejo de nuestro interior, podría ser una máscara que disfrazara lo que realmente hay en nosotros: tristeza, apatía, desesperanza.

La felicidad, por tanto, se comienza a palpar aquí, en lo cotidiano, en nuestra vida diaria. Pero tenemos que luchar por ella. Decidir con valentía y esforzarnos por alcanzarla. Es claro que la felicidad plena la tendremos el día en que pasemos de este mundo al Reino de nuestro Padre Dios, pero no por ello nos es lícito quedarnos en la inacción y dejar de disfrutar lo que Dios nos ha dejado en su creación. Agrego aquí una reflexión del filósofo personalista Carlos Díaz.

“[…] Así pues, mientras tanto, haz todo el bien que puedas, por todos los medios que puedas, de todas las maneras que puedas, en todos los sitios que puedas, a todas las horas que puedas, a toda la gente que puedas, durante todo el tiempo que puedas”.

Por eso, si deseas ser feliz no basta con decidirlo; tienes que actuar, que esforzarte por vivir en la felicidad, en la verdadera felicidad y no en lo que el mundo ha tratado de presentarnos como fuente de felicidad. Hasta pronto. 

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: