Misiones de Semana Santa

Por: Sem. Alberto Del Ángel Vargas |

Segundo de Teología |

Hace un tiempo, dentro de unos ejercicios espirituales, tuve la oportunidad de leer un libro del escritor católico Anselm Grüm, y me llamó bastante la atención una frase que el día de hoy quiero compartir con ustedes: “Allí donde YO VIVA y la VIDA BROTE en mí, allí VERÉ al Resucitado y EXPERIMENTARÉ a Dios”.

Y verdaderamente eso fue lo que experimenté esta semana santa, que considero un regalo de Dios, una experiencia especial, pues tuve la oportunidad de VIVIR esos días santos en unas comunidades abiertas a Dios, dispuestas a tener un encuentro con Cristo Jesús, lugares acogedores no sólo física sino espiritualmente.

Antes de saber mi destino de misión, le pedía a Dios por toda la gente con la que compartiría la fe, para que fuera preparando el terreno de sus corazones, preparando el lugar donde sería sembrada la semilla de la Palabra, pidiéndole a Dios la gracia de disponernos a ser instrumentos en esa comunidad. Y como Dios sabe lo que sus hijos necesitan, me envió al lugar indicado, no pudo ser otro mejor, era lo que Él me tenía preparado, lugares hermosos, bellos paisajes, pero sobre todo una comunidad sencilla dispuesta a vivir intensamente la semana santa con enseñanza y oración, convivencia y alegría, trabajo y preparación. Hablo de mis hermanos de Pedro Ochoa, Palo Solo, Conquista, Raúl Muñiz, pertenecientes a la comunidad de la Parroquia de San José, del poblado de Santa Apolonia.

Toda esta experiencia comenzó en el Domingo de Ramos, cuando el párroco del lugar me llevó a presentarme a esas comunidades, pidiéndome que primero dirigiera la procesión del Domingo de Ramos, y posteriormente llegaría él a la celebración -estupenda idea- pues esa procesión se convirtió en una verdadera fiesta, en un encuentro lleno de gozo que ensanchó los corazones de todos los que marchábamos rumbo al templo. Dios ya estaba actuando, ya estaba preparando corazones, el paisaje era único, Dios había derramado la lluvia con anterioridad, el sorgo era hermoso sin necesidad de riego humano, Dios lo había hecho con su propia mano, el sorgo estaba brotando, y la VIDA BROTANDO en mí, el ardor de la misión, el reavivamiento de mi vocación, brotando el deseo de servicio, y en mis hermanos el deseo de prepararnos juntos para vivir santamente los días santos.

Los siguientes días fueron de preparación, oración y convivencia, pues por las mañanas tuve la oportunidad de apoyar en la pascua juvenil, con un grupo de jóvenes entusiastas, entregados y trabajadores; por las tardes me dirigía a las comunidades de misión, en donde la gente ya estaba en espera de vivir los ejercicios espirituales, para fortalecer el espíritu, para prepararnos a esos días tan significativos para nuestra vida espiritual. La celebración del Triduo Pascual fue una fiesta llena de piedad, fe y devoción, sorprendido quede con la respuesta de la gente, Dios fue generoso con nosotros, la gente atendió la invitación de Dios, vivió y participo en cada una de las celebraciones, nada había sido en vano, se veía una comunidad viva, resucitada, allí VEÍA al resucitado, en esa comunidad.

Hermanos, la Resurrección es una realidad que debemos empezar a vivir desde aquí. En esta Semana Santa, Cristo resucitó, y con Él resucitamos todos. Sólo me resta agradecerle a Dios porque sigue moldeándome, me sigue enseñando a ser pastor, enamorándome más de Él, de su Iglesia y de su pueblo, por resucitar mi vocación.

Agradezco a estas comunidades por permitirme vivir con ellos esos días santos, agradezco a cada uno de los que hicieron posible esta misión, a Fernando que con su voz ambientó cada una de las celebraciones, a los jóvenes entusiastas del viacrucis, a los señores y señoras que estuvieron al pendiente de todos los detalles, y a todos los hermanos de estas comunidades que compartimos juntos la fe. Verdaderamente Cristo resucitó, y muchos resucitamos con Él, verdaderamente con mis hermanos de Pedro Ochoa, Palo Solo, Conquista, Raúl Muñiz, Santa Apolonia EXPERIMENTÉ a Dios, y a Él le pido los bendiga y bendiga sus trabajos.

20120509-085500.jpg

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: