“Toda vocación específica nace de la iniciativa de Dios” (Benedicto XVI)

Por: Pbro. Lic. Felipe Manuel Arteaga Becerra |

Director Editorial |

“Toda vocación específica nace de la iniciativa de Dios; es don de la caridad de Dios”

(Benedicto XVI)

El pasado 29 de abril, -4º domingo de Pascua-, llamado domingo del Buen Pastor, se celebró en toda la Iglesia la 49ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, establecida por el papa Pablo VI, y que este año tuvo por lema “Las vocaciones don de la caridad de Dios”. En ella se nos recuerda un año más que en la tarea salvadora, que tiene como fuente el misterio pascual, el Señor necesita colaboradores para cumplir la misión recibida del Padre y que Él confió a sus Apóstoles. A través de humildes instrumentos humanos, el Señor ha de seguir predicando, enseñando, perdonando los pecados, acogiendo a todos, sanando y santificando. Son las distintas vocaciones que el Espíritu suscita en su Iglesia para seguir a Jesucristo, Buen Pastor, viviendo como Él en castidad, pobreza y obediencia, al servicio del Pueblo santo de Dios.

Los invito, queridos amigos de “Nuestro Seminario”, a comprometerse de corazón en la pastoral de las vocaciones, que es tarea de toda la comunidad cristiana, de los sacerdotes, consagrados, seminaristas, catequistas, padres y madres de familia y educadores. La Iglesia necesita hoy más que nunca jóvenes alegres, limpios, valientes y generosos dispuestos a entregar su vida al Señor al servicio del Evangelio y de sus hermanos. Les recuerdo unas palabras que dejó escritas el Beato Juan Pablo II, el Papa de los jóvenes, pocos días antes de su muerte: “Confíen en Jesús, escuchen sus enseñanzas, miren su rostro, perseveren en la escucha de su Palabra. Dejen que sea Él quien oriente sus búsquedas y aspiraciones, sus ideales y los anhelos de su corazón“.

La vocación es fruto del amor de Dios, de la caridad de Dios para con los hombres. El amor de Dios suscita amor y provoca respuestas de amor. En el diálogo de Jesús con Pedro, cuando le llama para ponerle al frente de su Iglesia, Jesús le examina de amor: “Simón, ¿me quieres?” Pedro responde afirmativamente, y al ser preguntado reiteradamente, se abandona en las manos de Jesús para decirle: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero” (Jn 21,17). El lema de este año nos sitúa ante ese amor de Dios, que va delante y que busca la correspondencia de una respuesta de amor, nos recuerda que sólo en la tensión del amor puede haber réplica vocacional, nos invita a pedir al Señor que por su Caridad infinita nos envíe nuevas vocaciones en todos los campos para afrontar con esperanza la tarea de la Nueva Evangelización, de seguir difundiendo buenas Noticias, de aumentar la fe y la esperanza en una humanidad nueva y en un futuro mejor.

Por último, los obispos mexicanos estuvieron reunidos en la 93º Asamblea Plenaria para acercarse a la realidad de la familia en México, conocer los desafíos que plantea a la pastoral y proponer líneas de acción para revitalizar su identidad y estructurar una adecuada pastoral familiar en las diócesis, en las provincias y a nivel nacional. En esta Asamblea se ha hecho eco el llamado del Papa Benedicto a las familias: “¡Queridas familias: sean valientes!”. Oremos por la familia, corazón y rostro de la esperanza para la Iglesia y la Sociedad en México.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: