¿Qué es el año litúrgico?

Por: Sem. Roberto Martínez Perfecto |

I de Teología |

Es la Celebración de la obra salvífica de Cristo en días determinados a través del año, así como en cada semana, -Día del Señor-, y cada año en la solemnidad de la Pascua, se conmemora su Resurrección. Es la actualización del misterio de Cristo en el Tiempo; es decir, la celebración y actualización de las etapas más importantes del desarrollo del plan Salvífico de Dios para el hombre. Es un camino de fe que nos introduce progresivamente en el misterio de la salvación; que los cristianos recorremos para realizar en nosotros este plan divino de amor con un fin: que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad (1 Tm 2,4).

Por tanto es un camino de encuentro con el Señor, es una invitación a vivir y fortalecer la esperanza y el amor. Es el tiempo en que la Iglesia santifica y hace presente a Jesucristo en medio de nosotros; es decir, los días, las semanas y el año mismo. La celebración del Año Litúrgico es la vivencia de la vida de Cristo en todas sus etapas desde su nacimiento hasta su muerte que comienza con el Adviento y finaliza con la fiesta de Cristo Rey, ambas en el mes de noviembre, desarrollando cíclicamente los diversos aspectos del Misterio de la vida de Jesús, integrándonos cada año con la historia de la salvación.

En la carta apostólica del beato Juan pablo II, “Spiritus et sponsa”, nos dice que el año litúrgico es el camino a través del cual la Iglesia hace memoria del Misterio Pascual de Cristo. Con dos finalidades: 1) finalidad catequética: quiere enseñarnos los misterios de Cristo (Navidad, Epifanía, Muerte, Resurrección, Ascensión). El año litúrgico celebra el misterio de la salvación en las sucesivas etapas del misterio del amor de Dios, cumplido en Cristo; 2) finalidad salvífica: en cada momento del año litúrgico se nos otorga la gracia específica de ese misterio que vivimos; la gracia de la esperanza cristiana y la conversión del corazón para el adviento; la gracia del gozo intimo de la salvación en la Navidad; la gracia de la penitencia y la conversión en la Cuaresma; el triunfo de Cristo sobre el pecado y la muerte en la Pascua, la valentía en el día de Pentecostés; la gracia de la esperanza serena, de la honestidad en la vida de cada día y la donación al prójimo en el Tiempo Ordinario. Nos apropiamos los frutos que nos trae aquí y ahora para nuestra salvación y progreso en la santidad que nos prepara para su venida gloriosa.

El año litúrgico es un verdadero y propio camino de salvación, porque hace memoria de la vida de Cristo y actualiza su Misterio Pascual, (Pasión, Muerte y Resurrección), en cada acción litúrgica. Es un camino de fe que nos invita y nos introduce a profundizar la vida de Cristo, a celebrarlo, meditarlo y a hacer con nuestra vida lo que Él hizo: una total entrega al Padre para el bien de la humanidad. Aprovechemos en cada momento de nuestro peregrinar en esta vida el tiempo litúrgico, viviéndolo con Jesús, por Él y en Él glorificando a Dios nuestro Padre.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: