Llamados a ser luz en medio de nuestra comunidad

Por: Sem. Abundio Galindo García |

I de Teología | 

Llamados a ser luz en medio de nuestra comunidad es una necesidad para nuestros días, no solo seminaristas, sacerdotes, y vida consagrada, sino todo aquel que ha recibido el sacramento del Bautismo, pues el Evangelio nos dice que: “Vosotros sois la Luz del mundo, no puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte, ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa” (Mt 5, 14).

Es aquí donde todos tenemos que cuestionarnos de cómo y cada uno de nosotros “bautizados” estamos viviendo esta manifestación de Dios como una luz en medio de una oscuridad vigente. Tal parece que estamos, condicionando, manipulando la manifestación del Señor y, así, evitamos que nos ilumine con su luz a nuestra comunidad.

Podemos preguntarnos, ¿cómo me llega a mí esta manifestación de la Luz divina? o ¿cómo me convierto en transmisor de esta manifestación de Dios en mi vida comunitaria? No podemos caminar en medio de una oscuridad cuando sabemos que hay una Luz divina, y, nos olvidamos de que a todos y a cada uno de nosotros nos corresponde ser Luz del Señor.

Nuestra comunidad actual necesita de precursores que den claridad a nuestra vida y a toda nuestra comunidad para poder ser testimonio de Jesús vivo y resucitado, caminar con Jesús significa ser seguidor de la luz y viendo el camino no anden en medio de la oscuridad.

Jesús es la luz y esperanza, nosotros somos los precursores de la Luz, preparemos el camino para que nuestro espíritu pueda ser iluminado y poder encontrarnos con nuestro Dios que ilumina toda oscuridad.

Tenemos la misión de ser luz en medio de oscuridad, es decir, debemos ser precursores, ir anunciando a los hombres que hay una esperanza de vida nueva, y que en nosotros “Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt 5, 16). Y aquí la importancia de nosotros bautizados de preparar nuestra mente y un corazón dócil a la palabra y al espíritu de Dios para ser luz e irradiar en medio de nuestra comunidad.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: