Octubre, mes de las Misiones

Por: Pbro. Lic. Santiago Enríquez Rangel |

Rector del Seminario |

… y el Seminario debe ser misionero por naturaleza.

La voz de nuestros Obispos, reunidos en la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida, Brasil, en mayo del 2007, es clara: nadie nos tenemos que quedar con los brazos cruzados, sino que debemos salir e ir en busca de aquellos hermanos nuestros más alejados, muchos de ellos bautizados. Es tiempo de evangelizar a tiempo y destiempo.

Estas palabras de nuestros Obispos resuenan en nuestros oídos y en nuestros corazones; es por eso que el Seminario, corazón de nuestra Diócesis de Matamoros, va connotando ese espíritu misionero en la formación de cada uno de los Seminaristas y en cada una de sus actividades apostólicas. Los Seminaristas son conscientes de dos cosas, a saber: cada uno es un promotor vocacional y misionero por la naturaleza del llamamiento que Dios les ha hecho para formarse como Pastores de su Pueblo.

Desde muy temprana edad y etapa de formación, es decir, desde preparatoria, hasta las etapas finales, de Teología, tienen la oportunidad, los del Seminario Menor, de adquirir las suficientes bases doctrinales y elementos pedagógicos para desarrollar una experiencia progresiva de apostolado, además, de ir conociendo progresivamente la realidad pastoral de nuestra Iglesia Local y de la comunidad parroquial en la que sirven. Los Seminaristas de Teología, por su parte, tienen como objetivo vivir una comunión cada vez más profunda con la caridad pastoral de Cristo a través del estudio teológico y de las experiencias pastorales que los hagan sensible a las necesidades de su pueblo.

Todo el trabajo pastoral se realiza bajo la óptica misionera. Teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, podemos participarles de los diversos momentos en los cuales los Seminaristas realizan una labor misionera:

1. En algunas Parroquias, Rectoría o alguna Pastoral Específica (Vocacional, Economía, Medios Impresos y Proyección comunitaria, de la Salud, Bíblica, Penitenciaria y con los Seminaristas menores) todos los sábados durante el curso escolar.

2. En fechas próximas a la colecta anual del Seminario realizan una semana en los Colegios Católicos y algunas otras Instituciones Educativas.

3. De manera especial en la Semana Santa.

4. Durante el verano, en el mes de junio. 

Las experiencias que los Seminaristas van teniendo en las diferentes etapas de su formación son muy enriquecedoras para ellos en su itinerario vocacional, pero también las comunidades parroquiales de nuestra Diócesis se enriquecen: por su presencia, carismas y labor apostólica que ellos realizan. El Seminario forma el corazón de Pastor en cada uno de los Seminaristas, un corazón misionero. Ellos y, gracias a las oraciones de toda nuestra Iglesia, se esfuerzan cada día para ser sacerdotes santos. Saludos y Bendiciones.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: