¿Con qué responder al llamado de Dios?

Por: Sem. Mario Alberto Correa Ledezma |

I de Teología |

El único modo de responder con certeza a un misterio tan grande como el llamado vocacional es mediante un misterio más grande aun.

Sabemos que la vocación es un misterio al cual cada hombre de manera personal debe de responder con libertad y generosidad, es un llamado que Dios desde su interior le hace, es una invitación a vivir en la alegría de los Hijos de Dios. Pero, ¿Cómo responder a tan extraordinario misterio? ¿Existe una respuesta correcta al llamado de Dios?

A la luz de la Sagrada Escritura podemos encontrar un respuesta “El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará” (Mt 10, 39). Es la Vida un misterio mayor, un misterio que la razón humana no alcanza a abarcar y es así como, la respuesta a un misterio tan grande como la vocación es un misterio más grande aún, a saber, la vida misma.

Desde los Patriarcas, todos los profetas, pasando por la Santísima Virgen María, los Apóstoles, los Mártires hasta llegar a los grandes Santos este nuevo milenio podemos observar que la única respuesta posible ante la llamada de Dios a vivir en Santidad y amor en la donación de la vida misma, es negarse a sí mismo para vivir en la plenitud, es abandonarse en un fiat al plan de Dios, es dar un salto de fe y dejarlo todo por seguir a Jesús.

Así como la vida misma se renueva cada mañana al despertar, así la respuesta vocacional se consolida día a día. Dar la vida por seguir al Maestro, es responder con generosidad al amor que Dios mismo nos tiene. Es una donación total y gratuita pues hemos sido creados por Dios y nos descansaremos hasta encontrarnos con él. La vida es un misterio que sólo encuentra sentido en ese encuentro con su creador, de tal manera que podemos decir junto a San Agustín “Nos hiciste Señor para Ti, y no descansaremos hasta encontrarnos en Ti”.

Dar la vida como respuesta vocacional no es nada sencillo pues en siempre resultará más sencillo vivir encerrados en nuestro egoísmo, en una visión reduccionista de la vida, donde ésta está en función de mí mismo; somos presas de un sociedad que nos seduce a vivir cerrados al llamado de Dios. Es necesario abrir nuestro corazón y vencer todos los ruidos que nos impiden escuchar el llamado de Dios, y una vez escuchada esta voz, romper todas las barreras que nos limitan a dar una respuesta libre y generosa a tan maravilloso Don.

La vida es un gran misterio, que responde al misterio de la vocación. Una verdadera y autentica vida cristiana sólo encontrará sentido encontrando la misión que su Creador le ha encomendado.

Anuncios

Etiquetas:,

One Comment en “¿Con qué responder al llamado de Dios?”

  1. Gislaine Verónica Zapata Carvajal 13 marzo, 2017 a 12:57 PM #

    Respondemos al llamado de Dios con oraciones que hablan de el y su milagro que nos dio como seres humanos por
    Ejemplo:

    .Cuidar el planeta
    Cuidar demás cosas que nos dio Dios todo Poderoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: