Sobre el Ser

Por: Felipe de Jesús Márquez García |
II de Filosofía |

Acabo de concluir mi primer año de filosofía. Al iniciar me encontraba predispuesto ante aquel mito transmitido por generaciones y que los seminaristas bien conocemos: “filosofía es la etapa en donde se pierde la fe”. Pero no, al contrario, nuestra meta es la verdad.

Hoy puedo decir con fundamento, que no es cierto. Filosofía es la etapa en donde la fe, es el complemento de la razón. O mejor dicho, donde descubrimos la riqueza de saber dar razón de nuestra fe. Nuestra meta es la verdad, y para creer en Dios hay que usar la cabeza. Es una belleza descubrir que con la razón uno descubre la razonabilidad de la fe. Quizá en un principio, los filósofos, lo último que buscaban era a Dios, pero se lo encontraron, era necesario pensar en un Origen, en un ser supremo etc., sin el cual todo lo descubierto fuese simplemente absurdo.

Podemos descubrir la relación del ser con el ser cristiano. Soy cristiano (ente) y lo que me hacer ser cristiano es Cristo (ser), uno, verdadero y bueno el cual exige en mi ser cristiano a una persona indivisible, verdadera y buena a ejemplo de Él.

Dentro de los estudios filosóficos, la materia propia del ser es la metafísica, la cual cuenta con principios básicos, los cuales me parece importante abordar para continuar con el tema central abordado: el ser cristiano

  1. El principio de identidad: Este primer principio afirma la necesaria identidad del ser consigo mismo. Es la expresión más sencilla y fundamental de la vida del ser.
  2. El principio de no contradicción: En distinto tiempo algo puede ser y no ser. Cuando se logra comprender este principio, se comprende el ser humano y divino de Jesús. En Él no aplica negativamente este principio. Sabemos que fue 100% humano y 100% divino, el aspecto humano y divino son distintos, y en cuanto el tiempo, el aspecto humano lo admite pero, para el aspecto divino no existe el tiempo.
  3. Principio del tercer excluido: Una cosa es o no es, porque nada puede ser y no ser. Es un error decir “medio vivo o medio muerto”, o está vivo o está muerto. En palabras de las escrituras encontramos la frase, o frío o caliente. Nuestro ser cristiano exige respuestas, y respuestas concretas, ¿Soy o no soy cristiano?

Lo anterior, lo concluimos con el principio de razón suficiente: Decir que todo ser tiene una razón suficiente de ser, significa que posee en su entraña algo por lo que es y por lo que se explica al entendimiento. Se trata en definitiva, de aquello mismo por lo que es verdadero e inteligible. ¿Cuál es mi razón de ser cristiano?

Esto es poco de lo mucho que puedo compartir en tan solo un año de estudio filosófico, aún hay mucho que aprender, aún me queda un largo camino que recorrer. Dios los bendiga, me sigo encomendando a sus oraciones.

Anuncios

Etiquetas:,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: